Archivo de la etiqueta: Ideas

“No puedes no conocer a The Beatles”

Hay voces que gritan -porque no queda otra- que la invasión y el expolio de América fue el acto de inauguración oficial del capitalismo más salvaje. Luis Nitrihual recordaba hace unos días, en el contexto de una conferencia sobre la estructura de medios en América Latina, que la llegada de la modernidad y el progreso al continente llevó consigo poco menos que un “desarrollo frustrado del capitalismo” que comentaba antes, pues en lugar de permitir el desarrollo de una industria propia e independiente a los pueblos latinoamericanos, se apostó por la extracción abusiva de materias primas mediante la explotación de las tierras para una posterior producción de bienes en Europa. Dejando así, a estos, en la más absoluta situación de indefensión y dependencia económica. Es la enésima muestra de un ejercicio de desvergüenza en la historia de la humanidad.

Así contado, en un cutrísimo párrafo de ciento treinta y nueve palabras, suena frívolo y casi pueril. Y es una lástima, pero no tenemos la culpa de ser vividos –que no vivir- en la era del neofascismo democratizado cuyas ciudadanías crecen, se reproducen y mueren –convencidas de la idoneidad del mismo- desprovistas de cualquier fórmula de empoderamiento y control de la propia vida. Tampoco tenemos culpa de tener el discurso limitado a trescientas palabras en las que, además de contar todo lo que se sucede en su mundo, tenemos que demostrar que hemos leído Territorio Comanche del muy español y mucho español Pérez Reverte, que las mesas de nuestras casas están bien calzadas con Los pilares de la Tierra,  que tenemos una opinión formada sobre la cobra de Bisbal a Chenoa y que nos gustan The Beatles. No vaya a ser que en la esfera pública se empiece a leer a Bakunin.

¿O sí?

 

 

Anuncios

Estudiantes en lucha: rompiendo los muros de la violencia institucional

Este miércoles, estudiantes de varias facultades de la Universidad de Castilla-La Mancha escenificamos, en forma de encerrona en una de ellas, nuestra protesta contra los recortes en Educación del Partido Popular, contra el Real Decreto 310/2016 (que regula las evaluaciones de ESO y Bachillerato, esto es, establece las nuevas reválidas), contra la Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa (LOMCE) y contra el Real Decreto 43/2015 (más conocido como ‘3+2’), ya que consideramos, como la mayor parte de la comunidad educativa, que dichos movimientos legislativos atentan gravemente contra lo que entendemos por una Educación pública, gratuita, laica y de calidad.

Eran poco más de las ocho de la tarde cuando entramos al edificio que habitaríamos durante la noche y hacía frío. Fue un alivio encontrar la calefacción puesta, o recientemente desconectada. El aula conservaba una temperatura agradable. Las ganas de debatir por parte de algunos estaban menos calientes, todo sea dicho. O así lo supe percibir yo.  Aunque pasada la primera toma de contacto, ello cambió notablemente.

Abarrotamos las paredes con pancartas, pusimos música respetando los diversos gustos, comimos algo y empezamos a crear. Un trozo de papel blanco cubría la pizarra y, allí, algunas decenas de manos plasmaron, mediante dibujos y mensajes con diferentes tipografías, las demandas y necesidades, para sus mentes, vitales.

dsc_0086

Cerca de las diez y media de la noche, las primeras conversaciones entre algunas y algunos de los que entonces éramos desconocidos y unos cuantos acordes de guitarra pisaban levemente la música que salía de los altavoces.

Así terminamos traduciendo nuestras cualidades intelectuales, nuestras perspectivas, nuestras reivindicaciones sociales y educativas y nuestra rabia con lo que consideramos un indudable ejercicio de violencia del Estado hacia las clases trabajadoras (la mayoría social), en una asamblea en la que todas y todos pudimos contraponer ideas, aprender del resto y crear unidad y fuerza estudiantil.

Los derechos no caen como la lluvia, crecen como la hierba ni permanencen guardados a buen recaudo en ningún cajón. Hay que defenderlos y lucharlos cada día por conseguirlos y por no perderlos de nuevo, recordando siempre los valles de sudor, sangre y lágrimas que se derramaron. Y el respeto a la ciudadanía por parte de los poderes del Estado tampoco surge de la buena voluntad de nadie que los ostente. Como dirían Los Chikos del Maíz, “es necesario que el pueblo resista”, y para ello estuvimos ayer en ese aula, y por ello continuaremos llenando las calles por cada agresión – cuya mayoría de veces no es física, aunque también – de los de arriba hacia las de abajo.

Buscando periodismo donde no lo hay

¿Todos los medios han perdido credibilidad, u otorgamos la responsabilidad de tenerla a los medios equivocados? ¿Por qué insistimos en que ABC, El País, El Mundo, Antena 3, La Sexta, la cadena SER, y un largo etcétera tienen que ser los medios de referencia, y nos quejamos cada vez que no nos reconocemos en ellos? ¿Qué nos hace seguir manteniendo la aplicación de la SER en el móvil, seguir interrumpiendo nuestras comidas porque “empieza el Telediario” o continuar acompañando el café del desayuno con un periódico que no nos dice nada entre las manos?

Cabe recordar, además, que comunicación no es sinónimo de periodismo. El entretenimiento está bien, pero no es periodismo, es otra cosa. La banalización de los debates políticos y la espectacularización de la información, está bien, pero no es periodismo, es otra cosa. La cobertura y divulgación de los aspectos más morbosos de un suceso está bien –bueno, eso es discutible ciertamente-, pero no es periodismo, es otra cosa. Los constantes e incesantes flashes informativos en forma de tweets están bien, pero no es periodismo, es otra cosa. El copia y pega de declaraciones oficiales o de notas de prensa está bien, pero no es periodismo, es otra cosa. En definitiva, la comunicación, sea en el formato que sea, está bien, pero no es periodismo, es otra cosa.

Pascual Serrano, seguramente, diría que esa otra cosa es “una mierda”. Yo más optimista soy y prefiero entenderlo como una manera de entretener y de amenizar los aspectos duros de la realidad social y política de forma dinámica, en constante proceso de ‘novedosidad’. Permítanme la invención de la palabra. Como unos legítimos procesos de creación más artística que periodística en unos espacios y tiempos generosos para con la difusión y aceptación de los mismos.

No se trata de desacreditar los trabajos de cuantos se dedican al mundo de la comunicación y de la información, sino sencillamente de llamar a las cosas por su nombre, o mejor dicho –ya que a mí no me gustan las etiquetas-, de no llamar a las cosas por un nombre que definitivamente no les corresponde.

El hecho de que a casi todo lo que sale en la televisión, a casi todo lo que aparece en la prensa, a casi todo lo que suena por radio y a casi todo lo que nos ofrecen las redes sociales, queramos llamarlo Periodismo es uno de los motivos por los que este está siendo objeto de desaprobación y víctima de esa pérdida de credibilidad que los periodistas asumen como una lacra o inconveniencia que hay que paliar lo más rápidamente posible.

Sería infinitamente más útil dejar de buscar periodismo de calidad en aquellos medios de comunicación cuyas situaciones de dependencia económica les impiden hacer tal cosa. Las publicaciones alternativas tendrán, algún día, el lugar de prestigio que merecen.

[Foto: Pixabay]

Crisis del periodismo: ¿Volvemos al siglo XIX?

Por situarnos un poco: En el siglo XIX lo que había era periodismo de partido puro y duro. Un periodismo que estaba concebido como una herramienta de propaganda de un determinado partido político más que como un órgano a través de cual informar verazmente a los lectores y las lectoras. El periodista, entonces, no era sino un militante que vivía más de la política que de su trabajo periodístico. Esto fue así hasta que, ya en el siglo XX, empezaron a aflorar empresas cuyo ámbito de actuación o desarrollo iba a ser el de la comunicación. Este nuevo modelo de periodismo como negocio, que se ha dilatado hasta nuestros días, tenía como fin último la producción de beneficios económicos y la influencia política de manera teóricamente indirecta. Además, de esta forma el periodista ya pasa a vivir de la profesión, profesionalizada esta (valga la redundancia).

¿Qué ocurre hoy? Se habla de crisis de financiación de los medios, de crisis de pluralismo, de crisis de dependencia, de crisis ético-deontológica. Y dichos aspectos son dignos de ser debatidos profundamente. Pero, ¿y si estamos asistiendo, además, a una nueva transformación del modelo de periodismo que viaja más bien atrás en el tiempo? Cabría preguntarse si, al menos en España, el periodismo de empresa –dentro de las características  fijas que lo definían originalmente- está en parcial retroceso. Se teoriza pesando en la falta de pluralismo sin advertir que, tal vez, el periodismo plural nunca haya existido, no tenga ahora cabida o, para más inri, no sea factible ni en términos teóricos ni en términos prácticos. Y también se agoniza buscando la manera de alcanzar el ideal de objetividad en los medios informativos, lo cual parece sencillamente imposible.

Pensemos en la realidad actual de los medios de comunicación: Se trata de empresas dedicadas al mundo de la información que, por su condición de empresas anhelantes de beneficios millonarios, establecen una serie de confluencias e intereses empresariales y políticas que acaban por determinar las líneas editoriales de los mismos y, en última instancia, la senda del bolígrafo del periodista que redacta las piezas informativas. Eso, a nivel general. Por otra parte, en España puede realizarse una clasificación ideológica e incluso partidista de los medios de manera alarmantemente fácil. Entonces, ¿no es esto una especie de “periodismo empresarial de partido”? Se ha establecido la dinámica empresarial a un ejercicio periodístico potencialmente partidista. Es un híbrido entre los dos modelos anteriores.

Hace unos días, veintidós medios de comunicación críticos alternativos acordaron el inicio de un ejercicio periodístico cooperativo. Veintidós medios, ni más ni menos. ¿Crisis de pluralismo? No tiene por qué. Más bien, necesidad de reinventar el periodismo crítico, el periodismo que exige rendición de cuentas al poder, el periodismo como “guardián de la democracia”. Pero, ¿está ese ideal de periodismo exento de sesgos ideológicos? Tal cosa parece no existir, como ya se ha visto.  Esta veintena de medios de comunicación, entre los que se encuentran Diagonal, La Marea y/o Píkara Magazín, son medios cuyo ejercicio profesional parece estar en consonancia –con obvias transformaciones diferenciadoras- con aquel periodismo del siglo XIX en que el periodista era militante de un determinado partido político. Hoy no se hace de forma directa, pero en las publicaciones citadas se puede observar la adhesión a unos determinados valores comunes, fundamentalmente progresistas en este caso, que establecen una línea editorial clara a pesar de que no se encuentre una comunión concreta con ningún partido a lo largo de sus páginas o trabajos.

Es una posibilidad que parte de la crisis actual de los medios de comunicación tenga que ver con el hecho de no saberse parte de ningún tipo de periodismo. Esto es, con pasar por alto que, tal vez, uno de los aspectos que hacen perder credibilidad a los medios no es sino la no asunción de que el periodismo en profundidad, el periodismo de investigación, el periodismo comprometido, el periodismo crítico, el periodismo que parece faltar pero que en realidad existe –solo hay que buscar-, es un periodismo militante, un periodismo que no puede ser imparcial, que no puede concebirse como una fábrica imparable de datos noticiosos.

¿Es también una crisis de auto-reconocimiento?

 

 

[Foto: fascinanteprensaescrita.blogspot.com]

Antídoto para la pérdida de conciencia

dsc_0006

– Ya está este hombre aquí dando el follón otra vez. Qué vergüenza me daría, qué mal suena, qué tortura. Ya son ganas de pasar calor por cuatro duros, lo que tendría que hacer es trabajar como hacemos todos.

– Ya hace un año que este hombre toca aquí. Tanto estudio para no poder vivir. Qué vergüenza de país que mata de hambre a sus vecinos, que lapida sentimientos, que sofoca la cultura cual incendio. Qué indecente sonreír a este desprecio, son ya más de cuatro años mutilando el arte para envenenar al pueblo. Ya son ganas de luchar después de todo. Ya son ganas de vivir, démosle vida.

Dos lecturas, una realidad.

dsc_0235

Tengo seis céntimos en el bolsillo, la chaqueta pintada de incertidumbre y una suela en mis botas con más dignidad que esos ojos que me miran como si tuvieran un piso en las nubes. Perdonad mi mala costumbre de comer todos los días. Me gusta la vida, y por ello visto dorado Sol, aunque a veces bordéis mi alma con negro ceniza.

dsc_0274

Veintitrés cosas que se pueden hacer en la playa:

Jugar a las palas, echar una partida de cartas, tomar el sol, comer tortilla y beber cerveza, charlar sin prisa, bañarse, nadar hasta perder la vista, ensuciarse a gusto, soñar despierto/a, dibujar, construir mundos de arena, surfear, conocer otras vidas buceando, contar estrellas, coger cochas, y piedras, y hacer un collar, y correr, y pescar, y dormir. Respirar.

Y también se puede morir antes de llegar a la orilla.

No conviene que el oleaje barra la ternura, la cordura, la conciencia.

 

dsc_0266

Algunxs dirían que el mundo se ve más grande a más altura. Inmenso se ve con la mirada desde el rincón de la amargura que habitan tantas vidas perdidas en la desigualdad. Desde aquí, el lugar hacia donde nadie gira la cabeza, se observa todo como con lupa, pero a la vez intensamente difuminado. Son los efectos de la pérdida de memoria, de la alienación de nuestrxs iguales, del abandono de la justicia y la entrega en cuerpo y alma a la vileza.

La chaqueta de pana que nunca fue

Un hombre de edad avanzada se preguntaba hace unos días, desde el meollo de la protesta en Ferraz como consecuencia de la llamada crisis histórica del PSOE, que “dónde ha quedado la chaqueta de pana”. Seamos realistas, la chaqueta de pana la colgó Felipe González en un perchero en el 82, y ni Sánchez se la ha vuelto a poner. La chaqueta de pana fue una ilusión prefabricada para unos comicios que, como con la OTAN pero al revés: “PSOE, de entrada sí”. Pero no. No olvidemos a Krahe.

El socialismo en España, en lo que al PSOE se refiere, solo ha estado presente en los corazones de la clase obrera, jamás en las instituciones. Para dar cuenta de ello no hace falta rebuscar mucho: la OTAN, la reconversión industrial de la década de los 80 (que supuso el desmantelamiento de una parte muy importante de la industria pesada por medio de recortes en la capacidad productiva de las empresas), el caso Juan Guerra (enriquecimiento ilícito y tráfico de influencias), el caso Filesa (empresa fantasma para financiar al partido de manera ilegal a través de cobros de informes falsos a cambio de adjudicaciones de contrato públicos), el “decretazo” del 92 (recortes en las prestaciones por desempleo), los GAL, el art. 135 CE (se modifica para anteponer el pago de la deuda), pacto del PSOE con el PP que desviaba las inversiones de la UE fuera de Euskadi y Cataluña, el endurecimiento del Código Penal, las reformas laborales. Y un largo etcétera en el que se debe incluir el pacto con la niña de Rajoy: Ciudadanos; ese pacto que, según indicó el propio Albert Rivera, podía aceptar también el PP.

Por resumir brevemente: desde que Largo Caballero propiciara la colaboración del PSOE con la dictadura de Primo de Rivera (1923) hasta el acuerdo a pachas de Pedro Sánchez con el tipo que se presentó a las europeas con un partido de extrema derecha -Albert Rivera-, el partido socialista ha tratado de tomar el pelo a todo el que se le ha puesto por delante haciendo creer que representaban los intereses de la mayoría social. Hace tiempo que dejaron de ser “odiados por los que envenenan y roban al pueblo”, tanto como el que hace que empezaron a ser parte del poder que oprime y expolia al mismo.

Sería, entonces, conveniente advertir que la ‘guerra’ actual del PSOE ni es actual ni es ideológica, como se quiere hacer pensar desde los medios de comunicación. Desde el comienzo de la historia del partido socialista, han sido evidentes e irremediables las disputas entre miembros de la cúpula, pero nunca por una cuestión de principios más que de poder. Este ha sido siempre un partido de burgueses cuyo paripé -o postureo, como se diría hoy- y conjunto de diversas concesiones a la clase obrera para mantener a la misma calmada viendo el fútbol ha hecho que, a octubre de 2016, todavía haya gente en la puerta de su sede gritando el nombre del ya exsecretario general que creían ‘fiel al izquierdismo y a su palabra’. En otras palabras, se ha conseguido, tanto desde el partido como desde la prensa, que la gente siga pensando que existe un PSOE de izquierdas oprimido por el otro PSOE, el de derechas o el acomodado al liberalismo; cuando la realidad parece más bien otra que ya en mayo de 2011 empezaron a gritar unas cuantas voces en Sol: <<PSOE y PP, la misma…>>.

Por su parte, Sánchez ha sabido jugar bien sus cartas. Engañó a la ciudadanía en las campañas electorales de los dos últimos comicios vendiendo un proyecto de izquierdas que no pensaba poner en práctica (a las pruebas se puede uno remitir), y ahora, gracias a los últimos acontecimientos en el 70 de la calle Ferraz de Madrid, ha conseguido constituirse a sí mismo en la imagen de mártir socialista al dimitir de su cargo abanderado del ‘no es no’ a Rajoy.

Ha sido una jugada maestra, pues se ha dedicado a hacer tiempo -o, mejor dicho, a gastarlo- diciendo que quería un gobierno de progreso sin hacer nada por conseguirlo, hasta llegar a un punto de no retorno en el que no queda margen para renegociar un gobierno con Unidas Podemos, y la dimisión y consiguiente abstención en favor de Rajoy se vuelve irremediable. Se ha ahorrado justificar su ego -reflejado en su deseo de gobernar en solitario con el peor resultado de la historia del PSOE-, ha dado un paso atrás permitiendo a los que no se presentan a las elecciones que propicien otra legislatura del Movimiento Nacional, y se ha retirado a su domicilio particular a estudiar con tranquilidad la forma de ganar las primarias (a las que, según Revilla, se piensa presentar) a golpe de lágrima ante los más leales y afligidos militantes. Si es que a estas alturas queda alguno.

psoe-de-entrada-no

En opinión de las manos que escriben estas líneas, el PSOE, en su conjunto, no está en estos momentos más que recibiendo lo que ha estado sembrando casi desde su fundación, y, por tanto, no merece más que el necesario ‘Game Over’ que deje descansar a los engañados (a los de verdad, no al exconsejero de Gas Natural) y reactive la indispensable acción social directa de la gente en la calle. Como diría el Nega de Los Chikos del Maíz, “solo el pueblo salva al pueblo, os lo aseguro”.

De aquí a la duodécima uva veremos si a Sánchez le ha dado tiempo a desempolvar la chaqueta de pana, o si, por el contrario, la gente ha decidido enterrar en cal viva el puño y la rosa.

 

Atardece en el Faro de Higuer

dsc_0033-3

¿Para qué tanto faro con luz apagada? ¿Para qué tanto espacio vacío de vida? ¿Para qué tanto cielo cubierto de ojos que no pueden mirar? ¿Para qué tanto ladrillo que a nadie abriga? ¿Para qué tanto ornamento si el valle es de lágrimas? ¿Para qué tanta seguridad que a nadie protege? ¿Para qué tantos muros? ¿Para qué tantas balas disparadas por la paz? La belleza es más la brisa que el espacio, el hambre no se sacia con cemento, las almas no se pueden emparedar y la voz no la calla la mordaza.

dsc_0056-3

Qué vértigo observar a tantos tratando de hacer equilibrio allí arriba. Qué estúpido penar por encontrarse abajo, siendo cimiento. Qué necesario seguir caminando para que no haya cimas ni miserias, para que los ‘todos’ saboreen el barro de los ‘nadies’. Qué utopía y qué ineludible.

dsc_0106-2

Aquello que no vemos, pues tenemos la mirada emborronada con mentiras, es vereda hecha a gritos de lucha. La libertad queda lejos, pero sólo hay que saber enfocar los esfuerzos. Solemos quedarnos atados a la señal que indica que es correcta la senda que nunca emprendemos. Si unimos las manos en lugar de encadenar las pisadas, Dignidad estará cerca, justo al saltar la valla del miedo.

dsc_0118-2

A veces la Luna -que entra, que sale, que vive, que duerme, que crece, que mengua, que llora, que surge, que observa- nos mira confusa. A veces la Luna enmudece. Con gritos nublados nos cuenta lo mierdas que somos, la enorme miseria que estamos creando, los buenos valores que estamos perdiendo. Peor, los muchos que nunca adquirimos, lo cobardes que son los ojos vendados. Nos tilda de ruines y no pierde razones, advierte que el fin justifica los miedos, que los medios solo oprimen, asesinan, amargan al pueblo. La Luna comprende que, aun siendo una sola, la lucha no acaba. Que hay miles de puños tocando las puertas del cielo.

dsc_0112-2

Muy pocas veces lo vemos, aunque siempre está vivo. Detrás de ese nudo de polvo, de humo, egoísmo, oscuridad, desvergüenza y cinismo hay todo un mundo creando luz propia. Aquello que pretenden que pensemos que es fuego, es hoguera que da calor, ternura y aliento a la agotada esperanza social. Quedan océanos de tiempo para poder mirarte a los ojos, Justicia, pero alzando la voz abriremos la grieta de la sinrazón para construir con amor el poder de los pueblos.

Ideas desordenadas

Elena 1

En mi cara se dibuja tu recuerdo,

enloquezco, me divierto, me apresuro.

Pidamos a la vida un “alto al fuego”,

yo solo veo en tus ojos mi futuro.

Mirar los miedos siempre de reojo,

Ilusión me han contado que se llama

la ternura de pensarme independiente.

Acaricio con los dedos mis anhelos

aunque a veces se vuelven intermitentes.

Mirar los miedos siempre de reojo, es darle la razón a la corriente. Mejor luchar la vida codo a codo,  que vivir siempre condenado a la muerte.

Mirar los miedos siempre de reojo,

es darle el timón a la corriente.

Mejor luchar la vida codo a codo,

que vivir siempre condenado a muerte.

Maria 7

Escogí la libertad como alimento,

que ser mujer no ha de ser un sufrimiento.

Prefiero ir reconstruyendo los escombros,

que aceptar ya, tan temprano, el desaliento.

Elena 4

“El sol es una estufa de butano”, dijo Joaquín.

Yo siempre he sido de calor humano.

Añoro aquellos versos que, en mi espalda,

dibujabas con la arena de tus manos.

Elena 6

La oscuridad es mi libertad, siempre me escondo,

nunca guardo la sonrisa entre los dientes,

a veces me santiguo como Rubens,

mi vida parece pintada al óleo.

Maria 6

El límite de la alegría es un invento

de los dioses que crearon firmamento.

La meta no es final, sino camino.

Me lo llego a creer y no lo cuento.

 

Que si arrugas, que si granos, que si bolsas. Olvidemos por un rato tanta ruina. No maldigas los efectos de la vida, esta risa es más verano que la costa.

 

Que si arrugas, que si granos, que si bolsas.

Olvidemos por un rato tanta ruina.

No maldigas los efectos de la vida,

esta risa es más verano que la costa.

Soledad, qué bonito nombre tienes, cuando enredas con el tiempo mis pisadas. Si anduviera...¿ no habría visto tanta vida en las paredes.

Soledad, qué bonito nombre tienes

cuando enredas con el tiempo mis pisadas.

Si anduviera apuntalada a la rutina

no vería tanta vida en las paredes.

Maria 5

Tengo veinte años menos dos

y ocho meses de una hermosa taquicardia,

vivir fuera de casa es lo que tiene,

la sonrisa sale si bajo la guardia.

Son ciento dos los besos que nos dimos, un poema a medias que escribimos con la Luna, siempre nos despedimos en la cima, dejando todo lleno de locura.

Son ciento dos los besos que nos dimos,

un poema a medias que escribimos con la Luna,

siempre nos despedimos en la cima,

dejando todo lleno de locura.

Maria 2

Los labios se me agrietan a diario,

a veces me falta hasta el aliento.

La lluvia me cuelga de las pestañas

si pongo el alma fuera de mi barrio.

Maria 9

La impotencia de quien ve el telediario,

o la inocencia de creer que Dios nos guía.

Si me dieran a elegir, no tengo dudas,

yo me quedo con el humo del cigarro.

Las manchas de la lluvia de tu espalda, son rosas sin espinas en mi pecho, miradas que hacen fuego en la cocina, recuerdos de algún polvo a ras de cielo.

Las manchas de la lluvia de tu espalda

son rosas sin espinas en mi pecho,

miradas que hacen fuego en la cocina,

recuerdos de algún polvo a ras de cielo.

La luz a veces ciega, qué locura, y las dudas siempre campan a sus anchas , tendremos que cubrirnos las espaldas, la vida acompañada es menos dura.

La luz a veces ciega, qué locura,

y las dudas siempre campan a sus anchas,

tendremos que cubrirnos las espaldas,

la vida acompañada es menos dura.