‘Apple Park’ o cómo exponer tu imperio ante el mundo favoreciendo al medio ambiente

Etiquetas

, ,

El deterioro del medio ambiente y la problemática del cambio climático son ya realidades incuestionables en todo el planeta. Los efectos de estos hechos son palpables, y así lo están pudiendo observar diversos organismos nacionales e internacionales desde hace años. Algunas voces ponen de manifiesto la irreversibilidad de esta notable tendencia al desastre climático global.

temperaturas-mundiales

Imagen: National Oceanic and Atmospheric Administration

 

Según informaciones emitidas por Climático, “una iniciativa de World Wildlife Fund que busca fomentar el conocimiento y dinamizar el diálogo sobre el cambio climático entre los latinos en Estados Unidos y sus hogares ancestrales en América Latina”, en Estados Unidos, como en el resto del mundo, se están sufriendo las consecuencias del cambio climático. Altas temperaturas, sequías prolongadas, plagas de insectos, incendios forestales, inundaciones y un largo etcétera de impactos medioambientales.

En Canadá también se han observado alteraciones considerables. Según informaba el diario El Mundo el pasado 15 de febrero, “el deshielo de los glaciares de Canadá y sus masas heladas se ha convertido en uno de los principales responsables de los cambios en el nivel del mar debido a la rapidez con la que se están derritiendo”. Hasta un “1.000% ha crecido el deshielo” en el país en cuestión.

A nivel global, uno de los efectos más notorios es, tal y como pudo informar el pasado enero Reuters de América Latina, el récord de temperaturas mundiales registradas durante el año 2016, el más caluroso “desde que empezaron a registrarse la temperaturas en el siglo XIX”.

Ya son muchos los países, Estados e instituciones o empresas que están poniendo en marcha medidas en esta materia para frenar el calentamiento global y demás efectos de la irresponsabilidad humana. En este sentido cabe exponer la inminente construcción del nuevo campus de Apple en el Valle de Santa Clara (California, EE.UU).  Según relata Expasión, se trata de un espacio de trabajo que no solo contará con 70 hectáreas en las que figurarán multitud de edificios, un gran auditorio, un gimnasio de casi 10.000 metros cuadrados  y demás “curiosidades arquitectónicas” que ponen de manifiesto el poder del imperio Apple, sino que –he aquí lo que nos es interesante en este caso- en el conjunto de tal espacio, el Apple Park “sustituirá más de 46 hectáreas de asfalto con más de 9.000 árboles autóctonos y resistentes a la sequía, y funcionará exclusivamente con energías renovables”.

Ello, además de una millonaria inversión en la tarea de seguir expandiendo la empresa, supone lo que parece poder entenderse como una estrategia comunicativa con los valores de responsabilidad social y medioambiental como eje central. Tal vez esta nueva apuesta del que fuera el imperio de Steve Jobs logre acallar algunas de las múltiples críticas que a sus productos y a su desarrollo empresarial se han emitido.

 

 

 

Víctor Bueno: “La revolución tiene que ser un proceso personal”

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

El veinteañero Víctor Bueno, guadalajareño de sangre y madrileño de corazón, convierte la injusticia social en letras y acordes cada vez que puede. Al terminar el bachillerato de artes, pretendía estudiar sonido, pero finalmente decidió invertir su oxígeno en llenar de crítica todos los micros abiertos de Madrid. Se descalza para cantar y, aunque tiende a agachar la cabeza para sonreír, expone sus ideas con precisión y seguridad.

dsc_0009

Víctor Bueno en Retiro

Para quien no te conozca, ¿cómo te definirías?

Es complicado. Definir lo que vemos y a las personas que conocemos parece mucho más fácil que a uno mismo. Si me tengo que vender, quizá me vendería como un  cantautor que hace lo que le da la gana. Nací con vocación de ser cantante de rock and roll, pero hubo un día en que me di cuenta y me dije “no, tú eres cantautor, y lo demás está de más”.

Has tocado en Madrid, Plasencia, Cáceres, Ferrol, Guadalajara… Y la ruta continúa por Valladolid, Salamanca, e incluso estarás presente en Viña Rock. ¿Cómo se te presentan esas oportunidades?

Esos conciertos surgen en el momento en el que me pongo en el ordenador, en casa, empiezo a buscar sitios donde tocar y me dejan. Ninguno es que me hayan contratado. Lo del Viña es muy gracioso porque, cuando lo publiqué, mucha gente empezó a preguntarme sorprendida. Lo que vamos a hacer en realidad es un concierto en el camping. (risas) Montaré un altavoz y haré un concierto con un amigo rapero que toca también la flauta travesera. Creo que va a quedar muy guay.

¿Tu música recibe influencias de otras agrupaciones musicales o cantantes?

El comportamiento humano en sí está basado en la influencia. Los homínidos lo aprendemos todo a través de la imitación. Con la música pasa igual, creo que no hay melodías por inventar, todo se versiona. En mi caso, al principio estaba influenciado por el rock and roll en castellano, ahora por el mundo del cantautor.

¿Cómo definirías tu música si tuvieras que clasificarla en algún género?

Si tuviera que encajarlo en Spotify, ¿no? (risas) No lo sé. Creo que antes sí tenía un estilo más de balada, pero ahora hago lo que me viene. No sería capaz de definirlo, podría meter cada canción en un estilo, pero toda la obra no.

Libertad 8, Aleatorio Bar, La Fídula, Fulanita de Tal… son bares en los que se organizan micros abiertos musicales y poéticos. ¿Son realmente útiles estos espacios para los y las artistas que están empezando? 

Mi opinión es que sí, sin duda. Creo que es muy necesario para el movimiento de la cultura en una ciudad. Es muy importante que existan esos espacios. Cuando escribía mis primeras canciones, yo quería ir a La Riviera y llenarla, obviamente, pero ni tenía público ni tenía forma de hacer un concierto mío, ni tenía repertorio. Entonces iba al micro abierto, había 20, 30 o 40 personas que me estaban escuchando sin tener que mover yo a un público particular. Eso muy complicado. Luego pienso que es muy importante.

Por otra parte, en el caso, por ejemplo, de Libertad 8 hay mucho nivel, nunca te regalan el aplauso y eso te hace saber dónde estás en cada momento. Cuando recibes un poquito de ese aplauso te das cuenta de cómo avanzas y de la manera en que lo haces. A mí me aporta mucho.

¿En qué momento das el paso de participar en micros abiertos?

Hoy, casualmente, buscando unos apuntes, he encontrado una hoja que escribí el primer día que fui al Libertad 8, creo que fue el 3 de abril de 2015.  No fue el primer micro abierto al que fui pero sí fue el primero al que fui asustado, porque Libertad 8 es como el templo de la canción de autor, y es un sitio conocido en muchas partes del planeta. Es alucinante que un bar, por el hecho de acoger a la canción de autor, sea tan conocido.

La primera vez que fui a un micro abierto estaba en un proceso de montar bandas de rock and roll, tenía alrededor de 5 bandas y ninguna salíamos a tocar, pero me gustaba estar en movimiento e ir todos los días a la sala de ensayo. Recuerdo entonces que habíamos empezado a formar un grupo en Vallecas. Nacimos con la idea de tocar canciones del estilo de Extremoduro y un día le dije al guitarrista que había un micro abierto en Rivas y me apetecía ir. Toqué una o dos canciones mías y una de Rulo y fue precisamente porque no estaba preparado para dar un concierto como tal pero me quería subir a un escenario. Creo que, posiblemente, ir a un micro abierto surge por la necesidad de medirte y de verte en un escenario.

dsc_0007

Víctor Bueno en Retiro

¿Le pedirías algo a las instituciones en materia de oportunidades para el mundo de la música?

Es clara la respuesta: que se despenalice la música en directo. No puede ser que haya bares que tengan que echar el cierre porque no pueden hacer música en directo por las condiciones de los ayuntamientos y de los gobiernos. Entiendo que lo del ruido es algo que hay que medir, pero creo que todo el mundo podría hacer un concierto en un bar.

Y también sería muy importante despenalizar la música callejera. Entiendo también que hay algunos lugares en los que se debe regular, como son los centros de las ciudades, porque si no se llenarían, pero tiene que haber cultura en todos lados sin ningún tipo de prohibición. Creo que esas serían las dos cosas que habría que gritarle a la cara a las instituciones.

En tus canciones prima la crítica social y política. ¿Por qué crítica social y, de alguna manera, activismo musical, y no canciones de amor al uso? ¿Qué te lleva a escribir ese tipo de letras?

Mis primeras canciones eran de amor y desamor. Luego empecé a verme desde fuera, me miraba desde otras perspectivas y no entendía qué hacía escribiendo canciones de amor. A partir de ahí descarté hablar sobre ello, creo que no es útil. Todas las personas podemos enamorarnos y des-enamorarnos y no hace falta que nos cuenten cómo es.

También coincidió con que yo venía de un colegio privado de curas y estaba muy influenciado por ello. Vine a Madrid, conocí la escuela pública, conocí a las personas de la escuela pública, conocí el hecho de amar a otras personas que no son de tu cultura o de tu país y estas cosas básicas que de otra forma no hubiera podido conocer. Me pilló esa época entre ver cómo estaba el mundo y escribir sobre mi mundo. Descarté lo segundo, porque no le interesa a nadie, y pensé que era útil escribir lo que sucedía y propagarlo mediante las canciones.

Y ahora estoy en un momento en el que creo que tampoco es suficiente con escribir lo que ves y lo que hay y analizarlo. Los análisis ya están hechos, tenemos que ponernos a trabajar en dar soluciones, más bien por medio de uno mismo que a gran escala.

¿Combinas el activismo musical con el activismo en la calle?

Sí, pero tampoco mucho. Me he decepcionado muchísimo con lo que yo defino como grupos de izquierdas. No me refiero a los grupos de izquierdas como ideología sino como formas de actuar, asociaciones asamblearias y demás. He estado en muchas asociaciones y en organizaciones con fines sociales y al final me di cuenta de que pasábamos muchas horas debatiendo sobre el color de una pegatina, sobre la frase que íbamos a poner en una camiseta o sobre lo que íbamos a hacer en vez de haciendo cosas.

Entonces, he llegado a la conclusión de que la revolución tiene que ser un proceso personal, un proceso que tenemos que hacer con las personas que nos rodean más que a gran escala. Creo que si tú piensas que no debes tirar aceite por el fregadero para que no vaya a los ríos, en vez de ir a protestar y a tirar bengalas, a lo mejor es más útil no tirar el aceite por el fregadero y conseguir que no se haga en tu casa.

Volviendo a la música. ¿Te has planteado grabar un disco o un EP?

Desde que empecé a hacer la primera canción yo ya tenía el disco hecho. (risas) Hice una canción y dije “esto ya va, esto tiene que..”. Me fui dando cuenta de que no, de que había que hacerlo con calma. La primera canción la terminé en una semana y me motivé. La grabé en el estudio, me gasté un dinerito, sonaba muy bien, pero me di cuenta de todo lo que estaba haciendo, y tampoco quería sacar un disco sobre amor. Y al final creo que voy a tener que forzarme a sacar algo inminentemente, porque me estoy volviendo tan perfeccionista en algunos casos que al final no hago nada. Quiero que la canción sea perfecta, que acabe en la nota exacta que quiero, etc., y al final, o tienes unas aptitudes cojonudas o, en mi caso, no voy a conseguir esa perfección que tengo en mi mente.

Tengo pensado sacar algo, pero no tengo un proyecto hecho. No sé si tengo que hacer lo que debería según mis cánones o lo que yo quiero en ese momento.

¿Lo harías con una discográfica u optarías por la autoproducción?

Autoproducción, sin duda. Y quiero hacerlo yo, diseñarlo yo (o un amigo, pero que sea lo más cercano posible a mí). Un disco ya no es un producto o un simple medio de ganancia, tiene que ser algo muy tuyo, es tu niño. Tengo que estar muy convencido de lo que hago.

Aparte de eso, no quiero saber nada de las productoras, en principio. Hasta que no salga una productora de discos que considere honesta y que sea algo que trabaja a escala cercana… De las grandes compañías, en principio, no quiero saber nada. Porque a mí me van a intentar manipular a toda costa. Si yo fuera Sabina, podría contratar con quien fuera porque publicarían lo que yo quisiera. O no, no lo sé. Pero no quiero saber nada de las multinacionales.

Algunas preguntas cortas:

  • Una canción imprescindible: La vida es la mayor canción imprescindible. Si quieres una canción de verdad… es imposible.
  • Un libro que te haya cambiado la vida: Hubo uno, que no era una novela ni nada, sobre el análisis del lenguaje corporal que me dejó loquísimo. Lo empiezas a leer y ya no puedes no prestar atención a esas pequeñas cosas.
  • Una canción para practicar sexo: alguna muy africana, con tambores, ¿no? (risas)
  • La película que te define: El guerrero pacífico
  • Un lugar para morir: Galicia

¿Qué piensas o sientes al escuchar estas palabras?:

  • Amor: Vida
  • Política: Circo
  • Música: Vibración
  • Hambre: Ímpetu
  • Democracia: Telón
  • Pobreza: Indigno
  • Dignidad: Libertad
  • Madrid: Todo

¿Qué esperas de tu futuro en relación con la música?

Trabajar poco y vivir bien.

(Hacer click en la imagen para reproducir vídeo)

¿Nos gusta que nos roben?

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

No he utilizado la palabra corrupción en el titular porque intuyo que casi nadie entraría a leer el artículo. Parece que ya no interesa. ¿Efectivamente es así?

Según los indicadores del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el paro y la corrupción son, por ese orden, los asuntos que más preocupan a la ciudadanía española, aunque este último ha bajado 13,7 puntos desde febrero del pasado año. A ello le siguen los problemas económicos y “los políticos en general, los partidos políticos y la política”.

asd

Captura parcial de los indicadores del CIS

A pesar de ser la corrupción la segunda variable que más preocupa a los y las ciudadanas  y del hartazgo con respecto a lo que podríamos denominar la “clase política” (los matices de esta cuestión se abordarán en otro artículo), esta coyuntura ya no tan coyuntural sino más bien estructural, no parece provocar reacción concreta alguna. Esto puede comprobarse atendiendo a los resultados de los últimos comicios y a los últimos barómetros, que sitúan al partido en el que más casos de corrupción están siendo juzgados e investigados en los últimos años como claro y continuo ganador.

metroscopia

Gráfico estimación de voto en elecciones generales / Metroscopia

El Partido Popular ha de estar frotándose las manos, pues las últimas resoluciones judiciales por casos de corrupción están pasando casi desapercibidas ante la espectacularización del proceso de primarias en Podemos, entre otras cosas, que está copando informativos y portadas. Cabe, entonces, bajar a la arena y hacer hincapié en lo verdaderamente alarmante.

Según relata eldiario.es, “el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJ) ha condenado a 13 años de prisión a los cabecillas de la trama Gürtel, Francisco Correa y Pablo Crespo; a 12 a su lugarteniente Álvaro Pérez ‘El Bigotes’ y a 9 una exconsellera del PP, Milagrosa Martínez, por la operación urdida para conceder de manera irregular varias adjudicaciones de la Generalitat entre 2004 y 2009, cuando el PP gobernaba la Comunidad Valenciana, a empresas de la trama. Correa, Pérez y Crespo son culpables de tres delitos: Asociación ilícita, cohecho activo y tráfico de influencias”.

Además, el pasado miércoles se confirmó que el ex-ministro de Economía, Rodrigo Rato, cobró de varias empresas del IBEX cuando era Vicepresidente del Gobierno con Aznar, a través de una sociedad constituida con sus hermanos, con la intención de “lograr contratos de las empresas públicas del momento: Endesa, Retevisión, Altadis o Paradores, entre otras”,  según ha informado también eldiario.es.

Estas, como digo, son las últimas informaciones obtenidas, pero a ellas las han precedido decenas de otros hechos de igual bajeza moral. Las escandalosas cifras, que se pueden consultar en los enlaces adjuntos, son la cuestión de menor importancia en este proceso de continuo fraude al contribuyente. Es difícil afinar el porqué del aparente pasotismo ciudadano ante las evidencias, el porqué de la normalización de estas peripecias que no cesan.

¿La sobrecarga de casos de corrupción ha normalizado, efectivamente, la operación de expolio que está llevando a cabo desde hace años el partido de gobierno? ¿La palabra corrupción ha dejado de crear alarma? ¿El ‘exceso’ de información, fruto de los múltiples casos, ha hecho que se asuma impasiblemente esta situación de desvergüenza? ¿Se ha llegado al punto en el que el hecho de ser ‘atracados’ y ‘atracadas’ continuamente está perdonado de antemano?

Hace unos días, en Rumanía, la población consiguió que se derogara un decreto aprobado por el Gobierno que despenalizaba los casos de corrupción por debajo de los 44.000€.  Fue a partir de multitudinarias manifestaciones en la calle como, finalmente, se revertió la impudicia del gobierno. En España, a pesar de haber tenido lugar en toda su historia y solo que se conozcan casi 100 casos de corrupción, estos no han tenido excesivas consecuencias judiciales. Y, más preocupante aún, no han tenido, en absoluto, consecuencias políticas ni sociales.

Según un mapa de corrupción elaborado por El Mundo en 2014 (hoy son más los casos), solo 82/483 implicados han sido condenados, y, de estos últimos, solo 28 han estado o están en prisión. Son datos no actualizados, pero a la vista de acontecimientos más recientes, la tendencia no ha variado en demasía.

Cabría hacerse unas cuantas preguntas: ¿Nos gusta que nos roben, o es que ni siquiera sentimos que nos lo estén haciendo? ¿Tenemos consciencia de la importancia de los servicios sociales y del necesario mantenimiento de los mismos para la mejor gestión de nuestras vidas? ¿Somos conscientes de que la corrupción, esa palabra ya tan explotada que ni parece doler, supone el robo explícito de los fondos que entre todos y todas llenamos cada día y que han de responder ante las necesidades sociales y no ante la codicia de unos pocos? ¿Sentimos como nuestras la sanidad, educación, transporte, pensiones, públicas? ¿De alguna manera, estamos contribuyendo al desmantelamiento de las mismas y, por consiguiente, al fomento del discurso de la inutilidad de estas?

A menudo se banalizan los debates haciendo sonar la palabra populismo. Si hablas explícitamente los problemas cotidianos de la gente, estás siendo populista. Sería bastante más útil observar lo que tienen de realidad ciertos discursos. Es verdad que si se vacía la hucha de las pensiones para solventar problemas que no hemos causado nosotras y nosotros, nuestros y nuestras mayores van a tener (como ya están teniendo que hacer) que elegir entre pagar la luz y comer.

Es verdad que, si se desvían fondos necesarios para cubrir las demandas educativas, el estudiantado no va a tener ni tizas para escribir en la pizarra, y los docentes van a ver mermadas sus posibilidades de desarrollo educativo en las aulas y frustradas sus condiciones de calidad laboral. Es verdad que si se adjudican obras a multinacionales se está perjudicando a la pequeña y mediana empresa y que ello se traduce en que la mayoría de familias van a tener que hacer malabares para llenar la nevera (porque las pymes representan el 99’9% del total de empresas en España, aunque se pretenda hacer ver otra cosa).

Es verdad que las relaciones que mantienen, en clave económica, miembros del gobierno con empresas estratégicas y el establecimiento de mecanismos para favorecer sus intereses mutuamente se traduce en que familias enteras no puedan poner la calefacción, ducharse con agua caliente, o que una señora muera incendiada por tener que usar velas por no poder pagar la luz.

Todo lo relatado, y muchas más cosas, forma parte de la realidad y es imprescindible entender que la relación entre la corrupción y las medidas políticas poco éticas con los problemas cotidianos de la gente son reales. Que las prácticas indecentes llevadas a cabo por quienes gobiernan afectan directamente a nuestra posibilidad de comprar la barra de pan de hoy. No es populismo, es afinar y traducir la realidad.

La corrupción es una lacra que hay que exterminar, no solo condenar verbalmente. Normalizar la desvergüenza es perpetuarla.

Mario Marzo: “No hay nada como salir para abrir la mente, e invito a todo el mundo a que lo haga”

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Cinco años después del final de Los Protegidos, Mario Marzo vive inmerso en sus estudios musicales y en su canal de Youtube en Berlín. En un hueco entre los múltiples proyectos audiovisuales que está desarrollando, el actor y pianista madrileño hace un recorrido por su trayectoria profesional y relata las ventajas e inconvenientes que experimenta un joven de veintiún años que decide buscar su independencia económica a 1.870 kilómetros de casa.

mario-2-alex_domarco

Mario Marzo frente al piano / Foto: Álex Domarco

Se te conoce, principalmente, por tu participación en la serie televisiva Los Protegidos, pero en la actualidad te dedicas a otras cosas. ¿Quién es Mario? ¿Cómo definirías tu vida profesional? ¿Cómo te presentas ante el mundo?

Es una pregunta bastante difícil. Yo llevo trece años tocando el piano, es lo que más he hecho en mi vida, seguramente, junto a comer y dormir. Entonces, se podría decir que soy pianista, que soy músico. Aunque, realmente, el dinero que gano no viene, para nada, del piano, porque soy músico clásico, no estoy en un grupo de rock-pop en el que pueda ganar dinero por conciertos o festivales. También he trabajado como actor y ahora mismo estoy dirigiendo mi primer documental. Eso es lo más serio que podría decir. (risas)

Tienes veintiún años y vives en Berlín de manera independiente. Hay quienes dirían que tal vez eres un poco joven para haberte lanzado así hacia el abismo de la vida adulta. ¿En qué momento decides dar ese paso y emprender proyectos diferentes fuera de las fronteras españolas?

Yo con quince años, cuando empecé a trabajar en Los Protegidos, estaba convencido de que iba a salir de mi casa a los 18 años, porque no aguantaba a mi madre, no aguantaba a mi padre, no aguantaba nada. Después, cuando llegué a los 18 años, se me pasó la tontería y vi la realidad. Me di cuenta de que no quería salir de casa, no por motivos económicos, sino porque los pensamientos que había tenido eran fruto de la adolescencia y vi que estaba muy bien en casa.

A los veinte años me concedieron una beca Erasmus en el conservatorio y vine a Berlín, porque conocía a un profesor con el que estaba muy interesado en trabajar. Después de un año trabajando con él, vi que estaba muy a gusto, que había mejorado mucho, que estaba aprendiendo y que me encontraba muy cómodo, de manera que decidí hacer pruebas en el conservatorio y entré. Esa ha sido la razón por la que me he ido a vivir al extranjero.

Tuve la posibilidad, gracias al Erasmus, de probar lo que era vivir solo lejos de casa, en un país en el extranjero. Dentro de que no fue una experiencia fácil, mereció la pena y, sobre todo, aprendí muchísimo. Aprendí cosas que no creo que hubiera sido capaz de aprender en Madrid. Gracias a eso me mojé los labios con la miel, me gustó y por eso ahora vivo solo.

En los últimos años, cientos de miles de jóvenes se han visto obligados a salir fuera de España para encontrar trabajo o, sencillamente, poder dedicarse a lo que querían. Por lo que cuentas, no es tu caso. ¿No es que no tuvieras un hueco en España sino que tenías otras aspiraciones?

El planteamiento cultural por parte del Gobierno de España es muy malo. Casi nulo, me atrevería a decir. No quiero comparar la cultura con la economía, pero no veo que haya un planteamiento cultural similar (con vistas al futuro), unas bases ni unas ganas de hacer crecer la cultura. Y hablo desde el sector más beneficiado, que es la música y la actuación. Si fuese escultor, pintor o escritor estaría, hablando rápido y mal, comiéndome los mocos.

Yo no me fui de España porque no tuviese oportunidades, sino porque quería estudiar, pero quizá no veo que tuviese esas limitaciones porque mis dos padres trabajan. No somos ricos, ni mucho menos, pero me puedo pagar la matrícula. Pero es cierto que, en España, la matrícula del conservatorio me costaba unos 2.000€ al año, aquí en Berlín me cuesta 400€ al año. El máster en Madrid creo que son 9.000€ el año y en Berlín, 600€. No me he ido porque me obligase España, pero tarde o temprano iba a salir. Para crecer como persona, para crecer como profesional y para sentirme valorado.

“Los de la serie fueron de los peores años de mi vida fuera del set de rodaje”

¿Cómo se produce ese cambio de actor a youtuber en términos personales? ¿Cuando estabas en Los Protegidos te planteabas dedicarte al mundo audiovisual?

Para nada. Yo llevo muy poco tiempo cogiendo una cámara. Hace un año, aproximadamente, edité mi primer vídeo. Nunca me había llamado la atención. Todo esto vino porque, a partir de la serie, conocí a gente que me hacía fotos y hacíamos excursiones en las que se dedicaban a hacerme fotos, a hacerse fotos entre ellos, etc., y, cuando no me hacían fotos a mí, yo solo miraba, no podía hacer nada. Ahí empezó a apetecerme tirar mis fotos.

Fue en ese momento cuando compré mi primera cámara, y me gustó mucho. Sobre todo, me encantó abrir las puertas del arte que yo quería transmitir, abrir las puertas de mi mente que antes estaba únicamente limitada a lo que podía hacer con la música y, si eso, con la actuación. Esa posibilidad fue un mundo completamente nuevo para mí. La cámara me ha aportado mucho, y no lo digo por dinero, acciones comerciales o por viajes y experiencias, que también, sino por la capacidad de transmitir algo que no podría hacer de otra manera. Hacer vídeos es donde veo que va a ir mi vida. Me he dado cuenta de que quiero contar cosas, y ojalá vaya muy bien y estas ganas que tengo de transmitir funcionen.

mario-1-jcarlosqh

Foto: Juan Carlos Quintero

Expones tus ambiciones como si de un híbrido entre el arte y el periodismo se tratara. Eso de transmitir historias de vida, de mostrar cada día algo más, el añadido a la simple imagen, lo que hay detrás, es lo que se está viendo en tus últimos trabajos.

Sí, donde me gustaría que fuera mi carrera como director o videógrafo sería conseguir lo más aséptico posible a mí. Yo no quiero salir en mis vídeos, sino ser un conector entre la historia y el espectador. Lo que pasa es que es muy difícil, sobre todo sabiendo tan poco como yo sé. Me gustaría hacer un contenido que fuese con mi sello, hecho por mí, editado y grabado a mí manera y demás, pero que yo no fuese el protagonista.

Ahora estoy planeando vídeos y tengo que aparecer yo porque, primero, es lo que mejor feedback, lo que mejor respuesta de la gente tiene y, aunque no me quiera vender a ello, si quiero tener vistas a producir un documental más grande necesito tener a gente detrás que lo respalde. Viviendo en mi torre de marfil del artista diciendo “no, yo solo hago lo que yo quiero, no me quiero vender” no lo voy a conseguir..

En este sentido, teniendo en cuenta que tú ya tienes una imagen pública construida a partir de tu papel en Los Protegidos, ¿has podido utilizar esa imagen para dar a conocer tu trabajo actual y posicionarte en las redes, o en alguna ocasión has sentido que tu trabajo se valoraba por quién eres y no por la calidad de tu contenido?

Puede ser que al principio fuese así, pero creo que después, cuando se ha ido asentando mi audiencia, la gente que se interesa por mi trabajo deja de ser ya por quién soy yo, que es lo que pasaba durante la serie. Los de la serie fueron de los peores años de mi vida fuera del set de rodaje por lo que conllevaba el reconocimiento público, el empezar a ser alguien y el que todo lo que dijera tuviese repercusión. Fue de las peores experiencias que he tenido en mi vida por culpa de la serie. Y todo lo que guardo de la serie es positivo. Echo mucho de menos trabajar allí, estar con la gente. Fueron, seguramente, los mejores años de mi vida, pero solo cuando estaba rodando. Cuando no, era un castigo, y maldecía el primer día en que me metí en ello porque no podía ir al cine, no podía ir con mis amigos a la calle, llamaban a mi casa, sabían mi teléfono.

Una vez se asentó el boom hubo gente que realmente quedó interesada por lo que yo hago. En este momento creo que la mayoría de gente no está en mi canal por ser quien soy sino porque tienen curiosidad por lo que hago y sienten empatía por la manera que tengo de contar las cosas.

¿Que haber salido en la serie me ha ayudado a tener los seguidores y la repercusión que tengo? Sin ninguna duda. ¿Que le debo gran parte de lo que estoy haciendo ahora a la serie? Sin ninguna duda. ¿Que sin la serie no hubiera sido posible? No creo. Hubiese sido más difícil, pero creo que la gente que ahora está diciendo que le gusta mucho mi contenido, si yo no hubiese sido Mario Marzo le hubiese gustado igual. Espero. (risas)

“Muchos españoles vienen aquí a Berlín, la ciudad del tecno, de las oportunidades, y se dan con la puerta en la cara”

Hablando del contenido, ¿cómo se te presentan esos proyectos? ¿Responden a iniciativas propias o los desarrollas partiendo de peticiones concretas de marcas?

A mí hacer vídeos me cuesta muchísimo, porque creo que hacer otro tipo de vídeos me sería mucho más fácil y me requeriría mucho más tiempo, pero lo que decía antes de mi torre de marfil, de lo que quiero yo hacer, no me lo permite. Me permite hacer vídeos que en un principio tendrían mejor repercusión o serían más aceptados. Me cuesta mucho hacer vídeos, no solo por el trabajo sino por la idea y por intentar que haya algo más detrás del vídeo. Y no siempre lo consigo.

En este caso vienen muy bien las marcas. Cuando una marca me escribe para un vídeo, me lanza palabras, ideas, que a mí me llevan a sacar mis propias conclusiones sobre qué es lo que me apetece hacer para colaborar con ellos. Y, aunque trabajar con marcas no es lo que más me guste hacer del mundo, lo veo completamente necesario porque, de otra manera, no podría permitirme mejorar mi equipamiento, viajar y demás. No tendría dinero.

Sería interesante, con respecto a la parte más técnica del trabajo que desarrollas, para todos aquellos jóvenes que se buscan la vida fuera de España ya sea por ambición o por necesidad, conocer un poco mejor cómo puedes permitirte llevar a cabo tus proyectos. Se entiende que eres freelance. ¿De dónde proviene la financiación de tus trabajos cuando no es de marcas? ¿Con qué equipo material cuentas?

Si yo estoy en Berlin ahora y si estuve el año pasado no fue por la beca. Fue porque, como he comentado, mis padres son funcionarios y yo he tenido la suerte de trabajar tres años en televisión y tengo dinero ahorrado. Si no, no me hubiese sido posible. La beca Erasmus era una miseria, no cambiaba nada que me la hubiesen dado o que no, económicamente hablando, y de ahí es de donde viene la posibilidad de que yo pueda hacer lo que hago.

Yo no pongo anuncios en mis vídeos porque no veo la necesidad. Es un incordio, el beneficio que me daría sería de 15€ al mes y la molestia es increíble. Cuando una marca me ofrece un dinero para hacer cierto tipo de contenido, intento gastar parte del dinero en hacer algo que sea de un poco más de calidad que el resto. Porque de eso se trata, creo yo. Creo que ahí está el problema de las colaboraciones que se hacen hoy en día en redes sociales, que la gente recibe el dinero, se lo queda y hace un vídeo completamente normal. Eso lo que hace es ensuciar un mundo bastante sucio de por sí como es el de la publicidad y tener muy poco respeto a lo que es el trabajo de los demás.

Yo intento ahorrar, porque sé que lo necesitaré en el futuro y porque, por supuesto, lo que me está pagando el alquiler son básicamente las redes sociales. Estimo qué dinero puedo ahorrar y el resto lo invierto en el vídeo, ya sea alquilando mejor equipo, contratando a gente que me pueda ayudar o en un viaje.

mario-3-alex_domarco

Foto: Álex Domarco

¿Trabajas solo? ¿Con qué material de trabajo cuentas y cómo has ido pudiendo ampliarlo?

Trabajo completamente solo. Yo lo hago todo. Me gustaría tener a alguien conmigo y, si en algún momento los presupuestos son más elevados, podré permitirme llevar a alguien que me grabe a mí. Si no, no será posible.

En cuanto al material, todos mis vídeos están grabados con una cámara réflex y un par de lentes buenas. Ya está, eso es todo. Llevar más material es complicado. Por ejemplo, el vídeo de India fueron diez días de viaje con mi chica y fue tremendamente difícil, porque es un sitio muy incómodo, con mucha suciedad, los trenes se mueven mucho y hacen que en general el ambiente, aparte de que lo que ves no es agradable de por sí, sea un poco difícil para el trabajo. Si no hubiese sido así, me habría llevado un trípode, un micrófono, alguna luz. Pero no es posible.

¿Encontraste barreras en tu emigración a Alemania? ¿A qué tipo de inconvenientes o desventajas se enfrenta un joven de veinte años que decide mudarse a Berlín con recursos económicos limitados?

La barrera más importante es el idioma, y de esto me he dado cuenta hace relativamente poco tiempo. Llevo más de un año y medio viviendo fuera y, ahora que por motivos de trabajo viajé a Londres y que iba en el autobús y entendía la conversación que tenía la gente de detrás, que cuando estaba en el aeropuerto y decían el nombre de un vuelo y la hora a la que salía lo entendía sin prestarle atención… vi que eso hace que te sientas integrado en una sociedad, que seas parte de ella y estés cómodo.

Eso no me pasa en Alemania. Ahora que he vuelto, voy en el metro y no entiendo la conversación de quien tengo al lado, y eso que yo hablo alemán y puedo mantener una conversación, pero eso no implica que yo lo tenga interiorizado o naturalizado en mí, que yo vaya a un supermercado y entienda lo que la cajera le está diciendo a un señor. Eso es muy frustrante y crea una soledad y un no sentirte acogido por el país, de manera involuntaria, muy fuerte. Ese creo que es el mayor inconveniente.

“Ojalá estas ganas que tengo de transmitir funcionen”

¿Has podido conocer a gente de tu edad que se encuentre en una situación de mayor vulnerabilidad económica y tengan empleos que poco o nada tengan que ver con su ámbito de conocimiento?

Claro, aquí pasa mucho. En Berlín hay una falsa imagen de ciudad abierta y barata, que lo es, en la que con el inglés se sobrevive, y no es así. La gente viene aquí pensando que esto es jauja y para nada. Berlín tiene un paro altísimo, como en España, como en Madrid. Muchos españoles vienen aquí, a la ciudad del tecno, de las oportunidades, y se dan con la puerta en la cara. Conozco a mucha gente que está aquí en Berlín intentando buscarse la vida y todos trabajan de camareros o de repartidores, porque es el trabajo que hay. Es así. Yo tengo la suerte de que estoy en Berlín estudiando. Si no fuese así, trabajaría de redes sociales, pero no me daría para vivir y tendría que trabajar en otra cosa y, como no tengo alemán, los trabajos que me quedan son bastante limitados.

¿Qué le recomendarías a una persona que tuviera que plantearse la vida fuera de España con posibilidades mínimas? ¿Cómo retratarías la vida en el exterior?

Yo invito a toda la gente a que salga. Saliendo es como más se crece personal y laboralmente. Aunque vayas a un país en el que no puedas trabajar, ver cómo se trabaja allí, los sistemas, los estudios, va a hacer que espabiles. Y creo que ir a probar suerte dos años a París y volverte porque no has podido no es un fracaso. Contarás con una ventaja enorme cuando vuelvas. No hay nada como salir para abrir la mente, e invito a todo el mundo a que lo haga.

También se ha de saber a lo que se va, que ya no es un juego. A mí me echaron de la casa en la que vivía, me pusieron las cosas en la calle, y me tuve que buscar la vida. De repente entras en la vida real, en un nivel en el que no se puede guardar y volver hacia atrás (como en los videojuegos), ni hay una cama siempre disponible en la que dormir. Ya es la realidad. Y a mí me ha tratado muy bien, pero hay momentos en los que no, y hay que estar preparado, hay que saber qué puede pasar, hay que saber que, como me pasó a mí, si ocurre cualquier cosa estás solo anímicamente. Vendrán días malos que no van a mejorar de ninguna manera, pero que pasarán. Hay que saber sobrevivir y sobrellevar los mejores y los peores momentos.

A 2017 le pido intolerancia

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Sería infinitamente más útil, o, como mínimo, definitivamente menos agotador, que todas y cada una de esas personas que expresan sus mayores (y poco originales) deseos para el año que comienza a través de Facebook y otras redes, interrumpiendo el flujo de información interesante, lo hicieran por otras vías. Por ejemplo, para sí mismos. Se sorprenderían de lo placentero que es mantener una conversación con una misma sin romper el maravilloso silencio de las demás.

El caso es que, como esta práctica/bombardeo innecesario es algo que desequilibra mi paz interior cada enero, he decidido compartir mis anhelos también, a ver si puedo desequilibrar un poco la tranquilidad interior de algunas de mis iguales. No obstante, seré breve.

A 2017, sí, le pido intolerancia.

Pido intolerancia a la escandalosa, estresante, demoledora y, como diría un grande que se acaba de marchar, líquida rutina que nos aprieta la garganta cada día. Pido intolerancia a los parches emocionales, a la contaminación y al aceite de palma. Pido intolerancia a la criminalización de la protesta ciudadana, a la represión de los pueblos a manos de las fuerzas armadas y a los Estados fascistas democratizados.

Pido intolerancia al maltrato animal, al maltrato psicológico hacia el prójimo, al maltrato físico, al maltrato. Pido intolerancia al machismo, al que se ve y se oye, y al que casi no se puede percibir.  Pido intolerancia a la falta de calidad informativa, a la manipulación de los medios, a la permanencia en prime time de personas que difaman, calumnian, mienten. Pido intolerancia a la corrupción, al adueñamiento de unos pocos de la Patria, de la cultura popular y de los valores de los pueblos. Intolerancia a la usurpación de la hegemonía.

Pido intolerancia al arrebatamiento de la libertad de las personas, de los animales y de todos los seres vivos que habitan el planeta. Pido intolerancia al aniquilamiento de la Madre Tierra, al consumo compulsivo y a la devaluación de la felicidad como camino y objetivo vital. Pido intolerancia a la explotación, la opresión, la hemorragia de la clase obrera, de los trabajadores y las trabajadoras (la mayoría social).

Pido intolerancia al egoísmo, a la deshumanización de las naciones, al cierre de fronteras y a la vulneración de los Derechos Humanos. Pido intolerancia a la alienación de la ciudadanía, al racismo y la xenofobia, a la pobreza energética y al abandono de nuestras iguales en la calle. Pido intolerancia a los desahucios, al hambre de nuestras vecinas y a los recortes en sentido común. Pido intolerancia al desmantelamiento de lo público: Educación, sanidad, pensiones, transporte.

Pido intolerancia al abuso de poder, a la violencia institucional, a la desigualdad salarial entre hombres y mujeres, a la desigualdad en general y a la discriminación. Pido intolerancia al fascismo, a la homofobia, a la experimentación con animales, a la asfixia de las pymes y a la colonización de los territorios y de los pueblos. Pido intolerancia a la provocación, la participación y el fomento de las guerras.

Pido intolerancia al autoritarismo, a la supeditación de la vida a las redes sociales, al dominio privado de los medios de producción y a los feminicidios. Pido intolerancia a la conservación de símbolos franquistas (fascistas), al olvido de nuestra historia y a las carencias democráticas. Intolerancia a la falta de solidaridad, de justicia, de equidad, de tranquilidad, de amor.

La intolerancia, a veces, se hace necesaria.

[Foto: Pixabay]

Ángel Olarán: “Este sistema que nos están obligando a aceptar globalmente, que es injusto y opresor, está creando muertes”

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

No sé si en Cantabria brillaba el sol o si el frío recorría las paredes del lugar en el que Ángel Olarán se sentó para responder a mis preguntas. Lo que no puedo negar es que su voz algodonosa traspasó los límites de la telefonía móvil para hacer cálido el final del otoño a pesar de los hechos tan duros que narraba a través de su experiencia.

Olarán es un hombre humilde de Hernani que, hace cuatro décadas, decidió posar su pies fuera de la parroquia para vivir la palabra de Dios donde, según él, reside la máxima expresión de la razón de ser de esta: el pobre, el mundo empobrecido.

Fue Tanzania, durante veinte años, el rincón del mundo en el que se inició como misionero, y es Etiopía y, más concretamente, Wukro donde Ángel Olarán está regalando sus días, sus ideas y su fe con el único objetivo de mejorar la vida diaria de las personas que allí lo acompañan.

Es plenamente consciente de la relevancia de su labor y dedicación a los proyectos que ha desarrollado y que sigue llevando a cabo en África, y tiene las ideas claras en cuanto a lo que, a su juicio, debe ser el mundo y la Iglesia se refiere. Sin embargo, con la misma delicadeza con que relata las difíciles condiciones de vida en la que millones de personas se encuentran en el continente olvidado, es capaz de huir de aplausos banales para mostrar su más sincero agradecimiento, ya que, explica, su trabajo en Etiopía “es lo más bonito que me está ocurriendo en la vida”.

15321597_10207826412682962_786901674_o

Ángel Olarán durante la entrevista. / Foto: Amaia Carracedo Arana

Hace ya cuatro décadas que decidió irse fuera de España para ayudar a personas que se encuentran en situación de precariedad. ¿Por qué eligió África?

No lo sé. Pero es de esas cosas que sabes que tienen que ser así, tiene que ser África. Desde que era pequeño, África siempre tuvo alguna atracción especial conmigo. ¡Quizá en alguna de mis reencarnaciones anteriores yo fui africano! Quién sabe. Yo creo que, más que una intuición, era algo que llevaba en la sangre. Y creo que no me he confundido. No sé lo que hubiera sido yo quedándome en Hernani o habiendo ido a otro país, pero sé que África ha sido un acierto porque ha hecho de mí  lo que soy, y estoy bastante conforme conmigo mismo.

Se considera que su proyecto estrella es el trabajo con los niños y niñas huérfanas, pero desarrolla otros muchos proyectos también relevantes y necesarios. ¿En qué consisten y por qué son tan importantes?

Para mí el trabajo estrella allí es que la gente me está llevando de la mano. Creo que es lo más bonito que me está ocurriendo en mi vida. Luego, secundario a eso –casi podría decir-, la contribución que yo puedo hacer allí en relación con la educación y demás. En cuanto al medio ambiente, por ejemplo, estamos con la reforestación y la rehabilitación de torrentes, con el fin de que el agua que llegue allí, en la medida de lo posible se quede en Wukro y no llegue a los mares.

También está la mejora de la semilla, la calidad del ganado… Son trabajos que, por una parte, van a mejorar la calidad humana en cuanto a educación, a salud, etc., y luego a crear un mejor ambiente para que la Madre Tierra siga ofreciéndonos todo lo que lleva en sus entrañas de una manera pura y no intoxicada como está ocurriendo ahora. Cuanto más puro sea el producto de la Madre Tierra, más pura será la vida de las personas.

Son logros que, aunque pequeños, creo que son necesarios. Hay que pensar globalmente y actuar individualmente. El pensamiento global está muy por encima de los logros individuales.

Según explicaba un parlamentario de uno de los barrios de Wukro, “la meta es conseguir la autosuficiencia”. ¿Qué proyectos o qué ideas se están desarrollando en este aspecto? Es decir, para ser independientes. ¿Se está creando industria propia?

Eso sobrepasa nuestras posibilidades. Nosotros empezamos a un nivel más sencillo. Yo pienso en mejorar la calidad; esto es, tener más agua para que haya más regadío, para que haya mejor cosecha, para que las familias sean independientes económicamente, para que una familia pueda llegar al final de un año, dos años, tres años… Nuestro trabajo está a un nivel familiar, hacer que una familia tenga comida para un año y para otro. Lo de la industria está muy fuera de nuestro alcance.

También hay que tener en cuenta que lo de la industria es un tema que entra dentro de la economía global. África es un continente muy rico habitado por gente muy pobre. Es rico en petróleo, en coltán, en gas, en oro, en diamantes, en árboles exóticos, en potasio, en fosfatos. Tiene una riqueza extraordinaria. Y el Primer Mundo (cuando digo primer mundo me refiero al mundo occidental, desde China hasta Norte América) solo está interesado en extraer esta riqueza con el fin de crear beneficios para sí mismo. Al mundo occidental no le interesa que África crezca y se independice económicamente, solo busca tener una incidencia directa en la economía de Occidente.

Y mientras esto siga siendo así, África difícilmente va a poder tener industrias. Es una conciencia internacional. El flujo de capital africano es de muchos millones de euros al año que salen desde África, por la puerta falsa, ilegal, injusta, hacia occidente. Lo cual crea riqueza aquí (occidente) y allí solo deudas. Es un sistema económico que mata al Tercer Mundo, al mundo empobrecido.

“El oro que hay en la Iglesia nada tiene que ver con la cruz de Jesús”

“La presencia más objetiva de Dios en el mundo es el pobre”

Siempre se habla de Primer Mundo y Tercer Mundo. Hay quienes rechazan dicha denominación, e imagino que usted también la considerará negativa teniendo en cuenta la connotación de desprecio que puede verse reflejada en ella. ¿Cree que un cambio conceptual, en el lenguaje, podría ser parte fundamental de un cambio de conciencia en el mundo?

No sé si, a la hora de la verdad, los conceptos tienen tanta importancia, pero lo que está claro es que hay un mundo enriquecido y un mundo empobrecido.

Por ejemplo, alrededor de aquellos lugares donde hay petróleo, se crean focos de pobreza, de miseria humana, y el dinero de este petróleo enriquece al mundo enriquecido. Son conceptos, como dices, en los que hay una filosofía detrás. Cuando dices Tercer Mundo parece que han nacido para eso, que han nacido ahí y no pueden salir. Y no es así. Tienen capacidad para salir de ahí, pero nosotros (Occidente) somos más injustos, tenemos menos honradez.

Lo que sale de África cada año en cuestión de dinero es mucho más de lo que se le está devolviendo o invirtiendo.

 

Decía en entrevistas anteriores que “el hambre es un genocidio programado, tolerado”. ¿Qué experiencias le han llevado a hacer una afirmación tan dura?

Mira, en África, cada cinco segundos muere un niño entre los 0 años y los 10 años. Cada cinco segundos. Desde que hemos empezado a hablar tú y yo, imagínate los niños que han muerto. Igual serán 20, no sé. Muchos. [Llevábamos hablando más de 9 minutos. Lo cual, según los cálculos, serían 540 vidas cobradas]. Esto es porque no tienen acceso a una mínima comida saludable, a un mínimo requerimiento para la salud… Y no tienen acceso a esto porque toda la riqueza que produce África solo lucra al mundo occidental. Este sistema que nos están obligando a aceptar globalmente, que es injusto y opresor, está creando estas muertes. En este sentido es un genocidio, es un sistema criminal. Es duro.

Wukro tiene una organización institucional o de representación notablemente diferente a la europea. En Wukro la ciudadanía tiene poder real en la toma de decisiones que afectan al pueblo y son los políticos los que tienen que rendir cuentas ante ellos. Además, los parlamentarios y parlamentarias no cobran por representar a sus vecinos. ¿Cree que en España, por ejemplo, sería posible organizarse y funcionar de la misma manera?

Si no de la misma manera, puede ser un referente. Se puede adaptar un poco la situación de aquí.

Allí, igual que el pueblo tiene derecho a elegirte, tú tienes obligación de aceptar. Nadie se presenta como candidato para pertenecer a ese parlamento, y la gente tiene que trabajar. Hay muchos que no tienen trabajo dentro del arco parlamentario. Parlamentario puede ser la vecina, un señor de 40, 50, 60 años… Y entonces la filosofía es la siguiente: esto es un derecho constitucional, por tanto, tienes obligación de aceptar a no ser que tengas motivos fundamentados.

Y algunas de las personas que adquieren este cargo tienen trabajos propios. Son profesionales. Tienen que ser profesionales porque el alcalde, por ejemplo, cada 5 meses tiene que hacer un informe narrativo y económico de lo que ha hecho, el cual  pasa a la sociedad civil. La sociedad civil es la que va a evaluar, informe en mano, lo que el alcalde ha dicho que se ha hecho y se ha gastado en la ciudad. Apoyados por un técnico, que puede ser un ingeniero, evalúan las obras, y comunican al alcalde si está bien o mal. Si el alcalde no es capaz de hacer algo mejor, la sociedad civil decide echarlo de su puesto.

Esto está ocurriendo, es posible. Hace 6 meses echaron al alcalde de Wukro. Es una buena persona pero no tiene capacidad para cubrir ese puesto. Lo revocaron y entró en su trabajo anterior. Pero claro, para esto hace falta una dedicación muy seria. Son cinco comisiones y sus miembros tienen que ser capaces de resolver lo que se les presenta, sin dejar su trabajo. Este trabajo parlamentario, o bien lo hacen de 6 a 8, antes de entrar a su trabajo, después de las 5 de la tarde cuando acaban de trabajar, o sábados y domingos. Incluso durante sus vacaciones.

Lo estuvimos comentando allí y alguien me decía: “¿y quién va a hacer eso en el Estado español? ¿Quién va a coger el sábado y el domingo para trabajar por la sociedad civil sin cobrar nada?” Si hay gente que no es capaz de hacer eso por la sociedad, seguiremos como estamos.

Hace falta voluntad para organizarse de tal forma…

Voluntad y conciencia, yo creo. En otros países, como Senegal o Burkina Faso, la sociedad civil, sin ser reconocida constitucionalmente y siendo perseguida por el poder político, han conseguido echar a presidentes. Al presidente de Senegal (Abdoulaye Wade) lo echaron, al de Burkina Faso también. En Senegal, la sociedad civil ha conseguido que el Gobierno cambie su filosofía en cuanto a la posesión del terreno. El entonces presidente, Wade, se había apoderado de 400 hectáreas de la gente y la ciudadanía consiguió que devolviera 350 de ellas a sus propietarios de origen. Hay una sociedad civil muy activa, y algunos de ellos han ido a la cárcel o han muerto, pero ahí siguen. Yo no sé si aquí hay esa conciencia, una sociedad exigente.

¿Quizá reduciendo los territorios? Porque en Wukro son 37.000 habitantes divididos en 3 parlamentos, es un volumen de personas mucho más reducido que en Madrid, por ejemplo, o incluso que cualquier barrio en una ciudad española.

Tampoco hay que copiar y pegar, eso es una alternativa. En Makele, por ejemplo, que hay 400.000 habitantes, no hay una sociedad civil, hay varias compartimentadas, como en Madrid. Aquí (en España) hay suficiente capacidad de ingenio y de análisis para establecer la ruta. Yo creo que eso (el tamaño de las ciudades) no sería el problema. El problema es: “¿hay gente que está dispuesta a comprometerse?”

En Wukro el presupuesto de los ayuntamientos está desglosado por la sociedad civil y por la sociedad administrativa, y, a la hora de hacer un solo presupuesto, la sociedad civil tiene un 51% de los votos.

Aquí una fórmula se podría sacar. Y la fórmula, para mí, pasa por que la sociedad civil tenga como mínimo un 51% de votos sobre la Constitución. Si no, difícilmente se podría desarrollar esta alternativa. Parece que hay políticos que viven para mantener sus puestos, porque la Constitución los protege. Entonces, el poder constitucional puede decir A, pero si la sociedad civil tiene A+, ese + se traduce en soberanía.

El parlamento de Wukro es una casucha con varias habitaciones, un patio de unos veinte metros por diez. Tienen un ordenador y una fotocopiadora para 220 personas, y este ordenador y esta fotocopiadora son premios que les han dado por el trabajo que están haciendo. No tienen ni una bicicleta. El gasto parlamentario es cero, salvo por cinco o seis personas que sí cobran y por los técnicos que ayudan a la sociedad a evaluar las obras, que también tienen un sueldo. El presupuesto para el parlamento está en diez sueldos y poco más. Y es un parlamento de 220 personas. Eso es una alternativa. Si allí se puede hacer, aquí también.

En África del Este, por ejemplo, el símbolo el desarrollo está en la bicicleta. Dicen “en esta bicicleta necesitamos a los jóvenes en el sillín, que son los que van a pedalear; a las mujeres en el manillar para dirigir el proyecto en la orientación que corresponda; y en el sillín de atrás a cuatro o cinco sabios, ancianos, que tengan una visión de servicio”.

“El pobre tendría que dirigir la Iglesia, y, sin embargo, en la Iglesia el pobre no tiene un puesto a no ser que sea para recibir caridades”

 

Ha declarado en numerosas ocasiones que la Iglesia, de alguna manera, no ha estado o no está a la altura de este tipo de circunstancias, ya que, según decía usted mismo, la Iglesia no está verdaderamente presente en la calle, no está cerca de los problemas de los más desfavorecidos. Además, reprocha a esta que su poder se vea más reflejado en su riqueza que en su mensaje. ¿Alguna vez se ha plateado abandonarla?

No, nunca. Yo creo que uno no abandona una familia porque el padre y la madre no actúen como deberían. La pertenencia a una familia a veces está por encima de cómo es el padre y de cómo es la madre. Estarás más o menos a disgusto, o apoyando, pero tu corazón está con esa familia que te ha visto crecer, ¿no? Pues de alguna forma la Iglesia es mi familia. Yo nunca he pensado en abandonar esta familia porque igual no funciona como yo creo. Eso sería como echar la toalla.

En cualquier institución, en cualquier grupo político, muchas veces la marcha del grupo no está en todos los miembros, sino que está en diez o quince personas que son las que inspiran y los que, a pesar de lo mal que pueda ir el grupo, creen y trabajan. Si esos quince que son los que lo tienen claro echan la toalla, ¿a dónde va el grupo? En la Iglesia siempre ha ocurrido eso, que cuando peor iban las cosas siempre ha habido individuos, como San Francisco de Asís, que han marcado una línea de servicio, una línea de orientación hacia el pobre.

Quizá podría pensarse que esa línea de la que usted habla no se corresponde con lo que, a simple vista, parece representar la Iglesia como institución. Es decir, tal vez algunas de las acciones llevabas a cabo por la Iglesia no se corresponden con lo que dicta la fe. Y en este sentido, tal vez en la Iglesia también haya una alternativa.

Es que tiene que haber. No es una alternativa, yo creo que tendría que ser “la” alternativa. Pero vivimos al margen de ella. Porque Jesús -nuestro jefe, vamos- se encarnó en el pobre. La presencia más objetiva de Dios en el mundo es el pobre. El pobre tendría que dirigir la Iglesia, y sin embargo en la Iglesia el pobre no tiene un puesto a no ser que sea para recibir caridades. Para mí la Iglesia ha tomado un ritmo que se adapta a la sociedad de consumo y creo que está al margen de la esencia del Evangelio. Pero no por ello voy a abandonarla.

El Papa Juan Pablo II decía que cuando una persona tiene hambre y en la Iglesia hay cosas supérfluas, habría que vender esas cosas en favor de la persona que tiene hambre. Esta es una afirmación completamente evangélica, pero en la práctica no se da. Mira cuánto oro hay en la Iglesia, que nada tiene que ver con la cruz de Jesús, y que no se vende a favor del pobre.

Hay dicotomías, pero ahí seguimos, dentro de esta familia intentando mejorar.

¿Qué ha aprendido, como sacerdote, de su experiencia en Tanzania y en Etiopía?

Yo no sabía lo que era ser sacerdote. Lo que yo soy como sacerdote lo he aprendido allí, me han llevado ellos de la mano. Es en tu trabajo, en el día a día, donde se materializa tu vocación. Yo no sé cómo hubiera sido sacerdote aquí. Sé cómo soy sacerdote allí, y te puedo asegurar que es la acogida de la gente, el cariño de la gente, la protección, incluso, que la gente me ha dado allí, lo que ha hecho que yo sea el sacerdote que soy. Se lo debo a ellos. Yo creo que esto es lo que llevo dentro.

¿Y como persona? ¿Qué ha cambiado dentro de usted después de 40 años cambiando la vida de tantas personas?

No es que haya cambiado, es que sigue cambiando. La vida no es monótona, la vida es que lo que el mañana me vaya a ofrecer va a hacer que yo sea mejor, va a purificar mi forma de actuar, va a cambiar mi visión del mundo.

La gente allí nunca se cansa de mirarte, de cuidarte, de sonreír. Esto es un proyecto para toda la vida. Yo espero que mi personalidad vaya creciendo en el ambiente que me está acogiendo allí. En cuestión de vocación y de personalidad creo que hay una finura en la forma de mirar, de coger una sonrisa, una mirada, de ver el entorno, de la alegría del crecimiento de un árbol… No es más de lo mismo, no es copiar y pegar, es un crecimiento diario. La vida no se acaba porque hayas llegado a una situación o a un estado. La vida no es mantener eso, la vida es proyección.

Ya te digo, aquí no sé cómo sería, pero en Wukro sé lo que soy y me apunto a seguir allí.

 

¿Son útiles las instituciones para las personas sin techo?

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Gestión del sinhogarismo: alternativa libertaria

dsc_0235

Son cuatro los años que el Instituto Nacional de Estadística (INE) lleva sin actualizar los datos en relación con las personas sin hogar en España (en 2012 cifraba 22.398). A pesar de ello, asociaciones como RAIS Fundación y organismos como el Comité Europeo de las Regiones estiman que el número total de personas sin hogar se sitúa en torno a los 35.000 en España y los tres millones en Europa. Por su parte, activistas como Lagarder Danciu, constantes en el análisis de la situación de sinhogarismo a lo largo y ancho del Estado español, elevan la cifra nacional a 50.000 personas.

Desde el último estudio del INE, los datos numéricos de personas sin hogar no han hecho sino incrementarse. Además, según relata Alfonso Hernández, periodista especializado en el ámbito social y portavoz de RAIS Fundación, a partir de una campaña llamada “HomelessMeetUpValencia”, se ha encontrado que “cuanto más tiempo pasa una persona en la calle, más probable es que continúe en ella. En el caso de Valencia, un 35% de las personas permanecen, de media, en la calle más de 5 años, y un 15% más de 10 años”.

Según explica Patricia Benedicto, psicóloga clínica y maestra, las personas que se ven abocadas a esta situación de absoluta precariedad tienden a presentar “cuadros clínicos caracterizados por sentimientos de tristeza o vacío, pérdida de peso, fatiga, insomnio, sentimientos de culpa e inutilidad, indecisión y, en algunos casos, pensamientos recurrentes de muerte, inestabilidad, desmayos, opresión torácica, miedo”. Son síntomas que “se vienen manifestando desde que estas personas son conocedoras de su situación”, lo cual provoca que la ansiedad, por ejemplo, vaya en aumento.

Los niños tampoco están exentos de verse en estas tesituras  y, por consiguiente, de padecer los cuadros clínicos enumerados, ya que es algo que afecta a familias enteras. En este sentido, según relata Patricia Benedicto, “los programas de prevención de trastornos psicopatológicos en la infancia y la adolescencia son bastante escasos”, y aunque en situaciones tan estresantes es difícil evitar lo anterior, se puede “trabajar desde las escuelas y desde programas de acompañamiento”.

Es fundamental “contar con una extensa red social de apoyo”, tanto a nivel institucional como por parte del conjunto de la sociedad. Benedicto cree que una forma eficaz de revertir la parte “prejuiciosa” de la ciudadanía con respecto a las personas sin hogar puede ser el trabajo en la escuela, ya que entiende esta como “un espacio privilegiado para trabajar valores” como la empatía “y fomentar un estilo asertivo en los alumnos, caracterizado por el respeto a los demás y a uno mismo. Como podemos ver  escrito en la pared del centro de Jesús Abandonado  «si juzgas mi camino, te presto mis zapatos»”.

De esta manera, a través de lo que se entiende como una parcela de educación en valores en los centros educativos, se puede desarrollar una conciencia colectiva de asunción de las problemáticas sociales que se suceden y de respeto igualitario al resto de personas independientemente de su situación económica. Tal como relata Benedicto, “un estudio de la Universidad Complutense de Madrid afirma que el 46.7% de las personas sin hogar son felices. Quizás deberíamos plantearnos si no somos nosotros, las personas ajenas, las que tenemos miedo y no ellos”.

Centros de atención infrautilizados

Para paliar la incesante problemática de sinhogarismo, las instituciones ofrecen centros de atención a personas sin hogar y albergues con diferentes servicios básicos y –aunque no siempre- de orientación. En 2014, el total de centros ascendía a 619. La ocupación de los mismos nunca llega al 100% a pesar de la inferioridad del número de plazas con respecto al número de personas sin hogar.

centros-de-atencion-por-cc-aa-2014

Cabe preguntarse los motivos por los cuales ningún centro de este tipo consigue completar su aforo. En septiembre de 2015, el diario El Mundo mostraba que “solo 1 de cada 4 sin techo va a centros de atención”. El resto de personas decide “buscarse la vida fuera, en los metros, en los puentes, en los portales, en cualquier rincón”.

Un hombre, apodado “El Papi”, que ha vivido más de 22 años en las calles de Madrid, declaró en una entrevista concedida a eldiario.es que, si estuviera en su mano, “lo primero que haría sería acabar con los albergues, porque son como cárceles a régimen abierto”. También introdujo la idea de abrir espacios autogestionados donde ellos mismos pudieran organizarse “sin que hubiera detrás ninguna empresa con ánimo de lucro”. Muchas de las personas que han preferido ocupar las calles muestran su descontento con el trato recibido en dichos centros y con la inutilidad de los mismos a largo plazo.

La experiencia libertaria de La Esperanza

En este sentido, se podría enfocar la mirada hacia una extraordinaria experiencia autogestionaria que ha tenido lugar en Gran Canaria desde 2013: La Esperanza, considerada la mayor comunidad okupa de España. En ella viven 77 familias (alrededor de 250 personas). Se trata de “una experiencia libertaria llevada a cabo por gente no anarquista”. Esta iniciativa se desarrolló en un contexto “de precariedad social en Canarias”. El paro registrado alcanzaba el 35% y tuvieron lugar “más de 4.000 ejecuciones hipotecarias” durante ese año.

La Federación Anarquista de Gran Canaria (FAGC) planteó, entonces, el proyecto de ocupación de un edificio cuya construcción estaba inconclusa. Se unieron muchas familias, creando una comunidad en la que “el asamblearismo fue la principal forma de organización”, según cuenta Ruymán Rodríguez, portavoz de la FAGC. En La Esperanza viven con luz de obra, bidones de agua y aproximadamente un 30% de los vecinos se alimentan a partir de una huerta común. Entre todos los miembros de la comunidad gestionan el funcionamiento y la vida de la misma y son autosuficientes a partir del trabajo colectivo.

Comunidad “La Esperanza” / Fotos: cedidas por miembros de la comuna

 

Desde la Federación Anarquista de Gran Canaria, impulsora de esta comuna, explican la experiencia.

Cansadas de la inutilidad de los centros de atención, algunas voces han planteado que exista la posibilidad de habilitar espacios en los que las personas sin techo puedan autogestionar su situación. ¿Es una buena idea?

La autogestión pasa por ser hoy la única alternativa que ofrece garantías. El problema de los albergues es sólo que son parches temporales, y que sus ridículos requisitos y la propia estructura de la institución son diseñados para imposibilitar que las personas que sufren indigencia puedan encontrar soluciones reales a su situación. Y menos todavía que sean protagonistas de dichas soluciones. Por ahora, ni los subsidios ni las ONG’s han solucionado nada de forma duradera. En nuestra experiencia, sólo cuando las personas sin hogar se han organizado y han tomado inmuebles abandonados, han podido paliar su estado de desamparo.

En La Esperanza hubo algunos problemas de organización cuando la FAGC se retiró de allí para dejar que el proyecto se desarrollara autónomamente. Quizá debido a que en la sociedad, en términos generales, no existe costumbre de asamblearismo y la organización de grupos de trabajo se torna difícil. ¿Cuáles son los pros y los contras de la autogestión?

Lo ocurrido en La Esperanza es parte de un proceso de aprendizaje, de ensayo y error. La FAGC intervino a petición de los vecinos, pero quizás hubieran llegado a las mismas conclusiones sin nuestra influencia. Probaron un modelo de delegación, presidencialista, y no les convenció. Actualmente se autogestionan solos al 100%.

Los pros de la autogestión son evidentes: permite al afectado intervenir en sus problemas de forma directa y hallar la solución que más se ajuste a sus necesidades. No solo reporta, a niveles psicológicos, responsabilidad, dignidad y autoestima; a nivel social y económico es mucho más funcional y resolutivo. ¿Esperar un subsidio que no llega cuando puedes ocupar un pedazo de tierra, plantar y alimentarte? ¿Aguardar por una vivienda de protección oficial que no vas a poder pagar cuando hay más de 135.000 casas vacías en Canarias? La autogestión es más eficiente.

Los contras: tomar decisiones por uno mismo, cuando se nos enseña desde la infancia a delegar, no es sencillo. Si algo se rompe, si surge algún problema, no hay estancias superiores a las que recurrir; es la comunidad, con sus límites, la que tiene que usar su saber y fuerza para resolver los problemas. Puede que vivir así implique un coste: la necesidad permanente de autocapacitarse. Pero vivir dignamente lo merece.

Aunque suene contradictorio, ¿hay algo que puedan hacer las instituciones para hacer que iniciativas de este cariz sean de más fácil desarrollo? ¿Es posible un proyecto mixto autogestión-institución?

Un “proyecto mixto” nunca sería realmente autónomo. La autonomía implica independencia de las instituciones. No es un concepto ideológico, sino de sentido común. Quien paga manda. Si una institución interviniera, el espacio para la autogestión sería mínimo, estaría encorsetado.

Las instituciones, en nuestra experiencia, sólo han entorpecido este tipo de proyectos. Para que pudieran hacer algo tendrían que cuestionarse principios como el de propiedad privada, competencia, capitalismo, y primar otros como el de derecho al techo, a la autonomía y a la propia vida por encima de cuestiones monetarias. Y los poderes públicos no están por la labor.

Podrían quitar las viviendas que “regalaron” a los fondos buitres, acabar con las gestoras privadas de vivienda pública, garantizar suministro eléctrico y acuífero a la población por debajo del umbral de la pobreza, entregar viviendas públicas con las que especulan a indigentes y desahuciados. Es algo que está en su mano, pero no lo hacen ni lo piensan hacer.

Por lo tanto, ¿cómo podrían ayudar? No estorbando.

¿Qué podemos aprender de La Esperanza?

Una lección de capacidad: sobre el potencial organizativo de los que han sido excluidos de la vida social y política; sobre la fuerza de las mujeres como dinamizadoras, sobre la plasticidad de los niños; sobre el talento desaprovechado de todo un sector de la población arrojado a la indigencia después de años construyendo mil estructuras con sus propias manos. Podemos aprender lo difícil que es asomarse a la autogestión sin sentir vértigo, lo duro que es romper con dependencias y subordinaciones, lo complicado de tener tu vida en tus manos sin tomar decisiones contraproducentes que saboteen tu propio proyecto.

 

“No puedes no conocer a The Beatles”

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Hay voces que gritan -porque no queda otra- que la invasión y el expolio de América fue el acto de inauguración oficial del capitalismo más salvaje. Luis Nitrihual recordaba hace unos días, en el contexto de una conferencia sobre la estructura de medios en América Latina, que la llegada de la modernidad y el progreso al continente llevó consigo poco menos que un “desarrollo frustrado del capitalismo” que comentaba antes, pues en lugar de permitir el desarrollo de una industria propia e independiente a los pueblos latinoamericanos, se apostó por la extracción abusiva de materias primas mediante la explotación de las tierras para una posterior producción de bienes en Europa. Dejando así, a estos, en la más absoluta situación de indefensión y dependencia económica. Es la enésima muestra de un ejercicio de desvergüenza en la historia de la humanidad.

Así contado, en un cutrísimo párrafo de ciento treinta y nueve palabras, suena frívolo y casi pueril. Y es una lástima, pero no tenemos la culpa de ser vividos –que no vivir- en la era del neofascismo democratizado cuyas ciudadanías crecen, se reproducen y mueren –convencidas de la idoneidad del mismo- desprovistas de cualquier fórmula de empoderamiento y control de la propia vida. Tampoco tenemos culpa de tener el discurso limitado a trescientas palabras en las que, además de contar todo lo que se sucede en su mundo, tenemos que demostrar que hemos leído Territorio Comanche del muy español y mucho español Pérez Reverte, que las mesas de nuestras casas están bien calzadas con Los pilares de la Tierra,  que tenemos una opinión formada sobre la cobra de Bisbal a Chenoa y que nos gustan The Beatles. No vaya a ser que en la esfera pública se empiece a leer a Bakunin.

¿O sí?